Mythos Rush!

Daisy Bow ha desaparecido mientras investigaba a una banda de estibadores portuarios que introducían alcohol de contrabando. La policía no quiere saber nada del asunto, por lo que la irresponsable detective Helen Lawson  decide intervenir para socorrer a  su amiga de la infancia, sin saber que su investigación inicia un viaje  por el ártico, Egipto e incluso la antigua Roma. Mientras que haya una guarida con un tesoro, y una pista que le permita rescatar a su amiga, nada podrá detenerla…

¡Enfréntate a los horrores sin pestañear!. Helen tiene todo una arsenal a su disponibilidad para enfrentarse a las avalanchas de enemigos que quieren acabar con ella. Pistola, látigo, dinamita, reliquias malditas ¡Y Hasta el propio Necronomicon Ex Mortis!


Conoce a los héroes....

Helen Lawson

Irresponsabilidad en estado puro, un torbellino pelirrojo de desparpajo y alegría que obligará a tirar cordura a sus enemigos.

La heroína perfecta para esta historia, si logra centrarse en otra cosa que no sea llenarse sus bolsillos de dinero

Daisy Bow

La otra cara de la moneda, ningún peligro podrá impedir que Daisy llegue hasta el corazón de la noticia.
Su secuestro es el detonante de toda esta historia y no esta dispuesta a esperar con los brazos cruzados, sobre todo si su libertad de pende de la capacidad de atención de su amiga Helen.

Old Cotter

Fue compañero de Hellen en su breve estancia dentro del cuerpo de policía.
Desde entonces siguen trabajando juntos de un modo u otro.
No puede contar las veces que ha tenido que echarle una mano a su excompañera.
La llama “mi ulcera”

...teme a sus enemigos.

Mariah Roanoke

Antigua estudiante de la universidad de Arkham , se marcho por que textualmente “eran todos feos e idiotas”. 
Cuando descubrió la existencia de fuerzas más allá de esta dimensión el corazón empezó a latirle más deprisa. Da igual que esas entidades tengan mil ojos o provoquen la locura inmediata, para ella son los únicos seres que están a su altura.
Hará todo lo que esté en su mano 

Lugh Weiseborn

Aleman, muy alemán, todo lo alemán que un inmigrante húngaro puede llegar a ser si se le da tiempo.
Codicioso, mentiroso, cobarde y aun asi tan soberbio como para pensar que esta al mando de todo lo que tiene a su alrededor. Durante la segunda guerra mundial estuvo a cargo de la operación  “Schusslang” encargado de buscar cualquier tipo de contacto con las criaturas de los mitos. 

Gran Raza de Yith

Una raza prácticamente inmortal de viajeros en el tiempo veganos, que luchan por retrasar la llegada de los primigenios.
Una gente encantadora si no contaran a la raza humana dentro del apartado de “perdidas aceptables”